martes, 18 de setiembre de 2012

¿Que pasa cuando lees en una tableta digital?

de Federico Magrin Torres, el El Sábado, 7 de Julio de 2012 a la(s) 11:33

Voy a compartir aquí unas breves ideas o consideraciones sobre la lectura digital. Me refiero a la lectura en una tablet o tableta, en mi caso un Papyre 613 que es un dispositivo que funciona con tinta electrónica (es decir que es muy parecido al papel y no está iluminado desde atrás como una pantalla de celular o computadora)

La primera cuestión es la glotonería. Busco, consigo y quiero cada vez más libros, papers, notas, etc. que bajo, guardo y clasifico permanentemente para cuando conecte la tableta a la computadora pasarlos. Esto me llevo a que rápidamente sean insuficientes los 2GB de capacidad interna del aparato por lo que busque una tarjeta de memoria para ampliarla. Di el salto más grande y me fui al máximo que soporta, 32GB. Es una gran sensación la libertad de bajar y no estar pensando en que (por ahora) falta mucho para que se pueda agotar la capacidad. 

Lo segundo es la lectura múltiple. Con los libros en papel nunca fui muy ordenado y siempre llevo 2, 3 o más libros a la vez. Esto no cambia sino que se profundiza con la lectura digital; lo extraño es que en los libros físicos o de papel tener más de 5 empezados me genera cierta incomodidad y me fuerzo a no empezar otro hasta no terminar un par de los que tengo empezados. Esto no me pasa en el lector digital, donde 5, 6 o más libros conviven sin problema y sin ninguna incomodidad de mi parte. 

A la vez me encuentro leyendo sin espanto libros de más de 600 o 700 páginas de forma digital, y lo que es más llamativo terminándolos en menos tiempo del que hubiera esperado ya que no veo concretamente cuanto avanzo en cada sentada (si es que no me pongo a ver los porcentajes que el aparato te muestra). Quiero significar que disfruto la obra y avanzo sin tener presente su tamaño o lo que resta. Punto para la tableta. 

Lo más significativo, creo, es el hecho de acceder a múltiples autores, probar, explorar, conocer y ampliar mi horizonte de elecciones. Al igual que me sucedió con la posibilidad de obtener música online, sea de autores conocidos (de los que no tenía todas las obras) o de grupos para mi completamente desconocidos a los que les di una oportunidad, repito aquí la experiencia con los libros: cómo puedo conseguir muchos gratis, bajo pruebo, exploro y si me gusta, continúo. He conocido así no menos de 5 o 6 autores de los que ahora si compraría un libro (digital o en papel) y que antes eran para mi desconocidos y no creo que hubiese gastado algo de dinero en ellos. 

Del párrafo anterior se desprende un nuevo hábito en la compra de libros. Bien saben los amantes de los libros que el impulso manda y cuando se encuentra un libro interesante y se cuenta con el dinero en muchos de los casos se va hasta la caja y se dice "me lo llevo". Últimamente me he encontrado memorizando titulo y autor, o anotándolo en mi teléfono celular para, al volver a casa, hacer una primera búsqueda online y ver si se consigue (gratis o a menor precio) en formato digital. Llegado el caso de que no se consiga casi con seguridad pueden conseguirse algunas referencias, opiniones en foros y entrevistas al/los autor/es que confirmen o no el interés. Me noto mucho más selectivo a la hora de comprar en papel y hago el gasto si realmente lo considero interesante y en algunos casos decido esperar (ya bajará el precio o se conseguirá en formato digital).

Una última consideración está relacionada a la comodidad. La tableta es liviana y lleva en su interior centenares de libros, y siempre pesa lo mismo y se comporta de la misma manera. Ocupa el lugar de un solo libro pero tiene múltiples obras y me di cuenta que la estuve prefiriendo frente a los libros en papel. Para leer en la cama es mas cómoda, no tengo que sostener un libro haciendo fuerza para que se sostenga abierto en esa hoja, no pesa demasiado, puedo agrandar la letra y con un solo dedo cambio de pagina casi sin darme cuenta. Los primeros días que note eso supuse que era cuestión del momento, del entusiasmo de tener un aparatito tecnológico al que uno se inclina por novedoso, sin embargo pasa el tiempo y noto que en la mayoría de las ocasiones sigo eligiéndolo así. 

La desventaja esta mas bien por el lado de los materiales académicos en los que uno acostumbra a hacer marcas, anotaciones, etc. Lo he podido suplir con anotaciones aparte (sean en la misma tableta o en un papel aparte, con indicación de la pagina que se trata). La otra desventaja se presenta con los PDF que se "desarman" demasiado, que no se adaptan a un solo tamaño de letra o que al venir en columnas intercalan renglones y no pueden leerse en un dispositivo como el mío. Lo mismo sucede con los PDF que son una imagen ya que mi tableta no permite hacer zoom sino solo agrandar la letra y allí no hay letras sino una sola imagen. 

Los invito a compartir aquí a quienes tengan deseos de hacerlo, me gustaría comparar mi experiencia de lectura con quienes también tengan ganas de algunas consideraciones. Tengo para compartir algunos detalles técnicos, ya más específicos de la tableta que yo tengo, pero eso quedara para más adelante. 

Quienes quieran compartir esta nota con sus amigos y así obtener otras opiniones, adelante, quienes quieran opinar, son libres de hacerlo y quienes quieran hacer preguntas métanle nomas que seguro entre varios vamos a poder ir contestando. ¡Gracias por leer hasta acá!



Fede Magrin Torres
twitter: @magrintorres